Casa Azul Mahate

Compartimos también la experiencia del primer año de funcionamiento del Centro Casa Azul de Mahate con un programa de educación inclusiva que ha empezado con algunas dificultades, ya que la participación de los niños era muy irregular, pero que ahora ya tiene estabilidad. Las instalaciones fueron rehabilitadas y pintadas por algunos jóvenes que acompañamos en el Programa “Jovens de Esperança” y decoradas por los voluntarios Belén, Álvaro, Carmen y Pedro.

El Centro está acompañando el proceso educativo de unos 30 niños y niñas de distintas edades integrando a niños y adolescentes discapacitados junto a otros en situación de vulnerabilidad por ser huérfanos. Están siendo atendidos por dos educadoras, Cláudia y Emilia, y un educador, André. Se proporcionan varias actividades didácticas así como la comida y la merienda.





No hay comentarios:

Publicar un comentario